Consejos para el trabajo multimedia

2. Octubre 2009 | Por stl | Categoria: Tribuna

mediastorm hace multimedia de primera calidad
Internet es la plataforma ideal para practicar el periodismo de investigación- la Red permite presentar contenidos complejos de manera amplia y, a la vez, abarcable. Pero para ello, ésta debe contemplarse como un medio con propiedades únicas.

El periodismo digital sigue sufriendo bajo la deshonrosa acusación de ser un periodismo de segunda clase, y no sin motivos: en muchos periódicos, por esta práctica informativa se entiende poco más que el volcar los contenidos de la edición impresa sobre un sistema digital. A veces, algún editor bondadoso decide añadirle al texto una galería de fotos. Multimedia significa casi siempre colgar en la Red, sin el más mínimo cambio, reportajes de radio o televisión.

Pero el periodismo digital es mucho más que saber manejar un CMS, un Sistema de Administración de Contenidos. No se trata de copiar lo que hacen la prensa, la radio o la televisión. Internet es un medio con propiedades únicas y diferenciadas. Acordes a las necesidades de cada reportaje, se eligen los soportes. Texto, fotografías, sonidos, vídeos y gráficos se conectan entre sí de manera que formen un todo.

El trabajo multimedia es un proceso primario. Lo relevante no es la técnica; lo relevante no es la reutilización del material; lo único relevante es, sencillamente, el periodismo. Se trata de contar historias sirviéndose de un medio capaz de atrapar a quienes lo usan en la más absoluta embriaguez creativa, una vez hayan estos superado sus reticencias iniciales.

Aquí, algunas recomendaciones a la hora de llevar a cabo especiales multimedia:

  1. Trabaja en equipo
    Ésta es la condición fundamental para que un proyecto multimedia sea un éxito. Todos los implicados- ya sean redactores, técnicos o gráficos- han colaborar siempre estrechamente. Al fin y al cabo, el objetivo es que las partes acaben conformando un gran todo, y no un gran caos. Cada autor requiere de indicaciones claras sobre cuál es su cometido: es imprescindible que sepa qué lugar ocupa en el conjunto. El trabajo multimedia es un trabajo que se realiza en equipo en todas sus fases.
  2. Concepto, concepto, concepto
    Muchas veces, los especiales multimedia son resultado del reciclaje de contenidos que ya fueron utilizados en la prensa impresa, la radio o la televisión. Aquí radica el problema. Tomemos como ejemplo un reportaje de 10 páginas publicado en un magazín, o uno de 20 minutos emitido por una emisora de radio: ¿voy a disfrutarlos igualmente desde la pantalla del ordenador? Seguramente no. Lo más probable es que imprima el primero y guarde el segundo en mi MP3. Para eso no hace falta invertir tiempo y dinero en un proyecto multimedia. Quien realmente quiera hacer un paquete multimedia tendrá que planear su contenido pensando en digital desde el principio. Un vídeo para Internet no es equivalente a un reportaje de televisión colgado en la Red y un artículo digital no es igual a convertir en online el texto de un periódico.
  3. Elabora un guión
    El guión es imprescindible. Él nos permite visualizar- preferentemente sobre papel- el aspecto final que tendrá nuestro especial. ¿Dónde vamos a colocar qué? ¿Cómo será la navegación? ¿Cuál es el hilo conductor que le otorga la estructura al proyecto? ¿Cómo concuerda todo visualmente? El primer paso es recopilar ideas relacionadas exclusivamente con el contenido. Después viene lo que en el argot se conoce como “contentsplitting”, esto es, decidir de qué modo queremos presentar ese contenido en nuestra página y cómo lograr encajarlo en el conjunto del paquete.
  4. Todo por la historia
    Texto, fotografía, sonido, gráfico, vídeo: las formas de contar una historia a través de Internet son infinitas. Muy de moda están los módulos flash- a menudo tan artísticos que marean al usuario. Se realizan grandes esfuerzos para que la forma obtenga razón de ser por sí misma. Porque es importante poder presumir de gráficos, cada flash se convierte en un verdadero espectáculo pirotécnico y, si se puede, se le añade un vídeo. Pero alto. Retrocedamos a la pregunta esencial: ¿qué queremos contar? El método de narración se elige en función de la respuesta, y no al contrario. Es decir, nada de vídeo como sea o flash a la fuerza, ¡sino historia preferentemente!
  5. No pienses en plano, sino en varias dimensiones
    La ventaja de Internet es que nos evita tener que contar las historias siempre de forma lineal. El principio de la integración a través de enlaces (“embedded”) nos permite crear una narración multidimensional. Tejiendo una red, las informaciones se conectan unas con otras. Divide en pequeñas partes lo que quieras transmitir y únelas entrelazándolas hasta configurar un todo. Combina el texto con los sonidos y los vídeos, con los gráficos y las fotografías. Pero evita las redundancias: los elementos deben complementarse, no repetirse.
  6. Menos es más
    Internet: el medio de las posibilidades infinitas. Libre de espacios fijos, libre de tiempos de emisión. La capacidad de almacenamiento del servidor es prácticamente inagotable. El periodista puede esparcirse- bueno para su ego; malo para el usuario que, náufrago en un temporal de información, busca desesperado una costa en la que refugiarse. No hace falta contarlo todo de una vez. Deja que tu público deguste la historia en pequeñas porciones, en lugar de sobrealimentarlo.
  7. Trabaja con profesionales
    El periodismo digital de calidad requiere personal cualificado. Está muy bien que los periodistas sepan hacer fotos, grabar vídeos y poner flashs en funcionamiento. Sin embargo, quien quiera un producto realmente bueno tendrá que reconocer que Superman no es más que un mito. El periodista ha de concentrarse en la historia y en desarrollar ideas sobre cómo presentarla. Los módulos flash y los gráficos es mejor que queden en manos expertas. No pasa nada si en un blog aparecen vídeos movidos, fotos desenfocadas y sonidos chirriantes, pero un especial multimedia que se precie no puede permitírselos.
  8. Deja que el usuario participe
    Muchos paquetes multimedia son auténticas obras de arte, pero ignoran que Internet es un medio que vive de la interactividad. No te olvides de preguntarte por las herramientas para implicar al usuario: ¿he incluido elementos interactivos que le permitan acceder de forma entretenida a la información? ¿Puede expresar su opinión? ¿Le ofrezco la posibilidad de recomendar el especial sin excesivas complicaciones?
  9. Desarrolla un concepto inicial y vuelve a desarrollarlo
    Escribe un primer concepto para tu especial y, a continuación, tíralo a la basura. El esbozo inicial sirve para ordenar ideas, pero poco más: no debería convertirse en la versión definitiva. El primer esquema está casi siempre sobrecargado y lastrado por los métodos de narración tradicionales- seguro que las ideas son buenas, pero probablemente más óptimas para la prensa, la radio o la televisión que para Internet. Es decir: hay que someter a examen la compatibilidad con el medio digital de cada elemento de contenido. ¿Qué formas de presentación concuerdan mejor con nuestra historia? ¿Basta con el texto? ¿Necesitamos fotos? ¿Combinamos fotos, vídeo, texto y sonido?
  10. No pierdas el tiempo, empieza ya
    El trabajo multimedia no es una técnica del futuro, sino del presente. Sólo si te adentras en ella cuanto antes podrás recopilar la experiencia necesaria para no perder competitividad en el mercado periodístico.

Páginas con secciones de especiales multimedia que valen la pena:

New York Times

Clarin.com

El Mundo

Flypmedia

Mediastorm.org

El País Colombia

Autor: Steffen Leidel
Traducción: Luna Bolívar

[Post to Twitter]  [Post to Delicious]  [Post to Digg]  [Post to Ping.fm] 

Tags: ,

Comentarios cerrados