Periodismo Humano: un nuevo modelo lo intenta en España

18. Noviembre 2010 | Por lbo | Categoria: Tribuna

Luna Bolívar colabora desde su fundación con re-visto y participa también desde su lanzamiento en Periodismo Humano, una experiencia de reciente puesta en marcha en España que ha sido galardonada con el Premio Bitácoras 2010 al mejor espacio periodístico. En las siguientes líneas, nos cuenta un poco más sobre ella.

Un euro a la semana, 50 euros al año es lo que Periodismo Humano les pide a sus lectores. “Si la gente quiere que haya ballenas, se hace socia de Greenpeace; si quiere que haya medicinas en Dafur, se hace socia de Médicos Sin Fronteras, y si quiere una información de calidad humana, se hace socia de Periodismo Humano”, me dijo Javier Bauluz la primera vez que lo entrevisté, aún como externa y en aquella ocasión para re-visto.

El periodismo entendido como una labor social sin ánimo de lucro, convertido en ONG: hace sólo unos años, impensable. Hoy, casi nadie se sorprende. Esta profesión sufre una crisis profunda y para salir de ella se requiere experimentar con nuevos modelos. El que Javier Bauluz ha puesto en marcha en España con Periodismo Humano es uno de ellos, y quienes en estos momentos llevan a cabo ejercicios similares (La Silla Vacía en Colombia, CIPER en Chile, ProPublica en Estados Unidos) coinciden en señalar que, hoy por hoy, no se puede esperar del común del empresariado que financie el periodismo independiente y de calidad. Quien desee practicar tal cosa, salvo escasos afortunados, debe lanzarse a la búsqueda de fuentes de ingresos alternativas. La donación es una de las vías que ahora se exploran.

Pero, ¿estarán los cibernautas realmente dispuestos a pagar por la información? Los estadounidenses acostumbran a hacerlo. Incluso en Alemania la existencia de un impuesto directo que, a favor de los medios públicos, se carga mensualmente puede haber instituido cierta conciencia de que el periodismo como servicio cuesta dinero (y aún así no han aparecido por tierras germanas aventuras de este estilo). En España, sin embargo, la cultura de que todo lo que circula por la Red es gratis está muy anclada. Las cadenas estatales cobran de manera indirecta y casi siempre por algo que deja que desear, aunque, en este caso, lo segundo podría convertirse en la ventaja que compense lo primero.

Periodismo Humano nació a finales de marzo de 2010. En un plazo de ocho meses, ha logrado reunir a más de 26.000 fans en Facebook- tendencia al alza-,  superando a medios españoles de larga tradición como El Mundo o ABC. En Twitter cuenta ya con casi 6.000 seguidores. Todas estas personas son agentes al servicio de la redistribución del contenido de Periodismo Humano. Si cada una aportara además el euro semanal, harían sostenible al medio.

Pero tan lejos como para celebrar su solvencia económica no ha llegado todavía el sitio. Y como vivir sólo de incursiones en bolsillos particulares es difícil, se busca establecer una segunda “columna financiera”, compuesta por organismos que aporten su granito de arena (así se ha financiado hasta ahora La Silla Vacía). De momento, sólo la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) brinda su ayuda. Desinteresadamente colabora el portal con una serie de universidades y centros de formación y trabajo periodístico, y ofrece espacio en portada a varias ONG. De esto, sin embargo, no extrae un solo céntimo. Por lo tanto, se siguen requiriendo mecenas, de dentro o de fuera de España.

Periodismo Humano no ha venido al mundo en el mejor momento, económicamente hablando, pero cree con fuerza en lo que hace. A sí mismo se entiende como un medio de orientación internacional que trata de presentar temas más allá de la agenda que marca el día a día informativo. El interés de la cuestión (y sobre todo el interés humano) se coloca en primer lugar: no importa que el hecho haya sucedido hoy o la semana pasada, no importa que sea políticamente incorrecto o culturalmente espinoso, no importa que el New York Times lo ignore o que El País no le dedique ni un breve. Relevante es exclusivamente la historia. Como en el periodismo de verdad.

Tras el proyecto se esconde una redacción fija compuesta por seis personas, una red de ocho corresponsales (entre los que se encuentra mi humilde ser) y otros tantos colaboradores. En su mayoría son gente joven (en cuerpo o alma), libre del miedo al contacto con los medios sociales que afecta a algunos periodistas de la “vieja guardia”. Trabajar con ellos divierte. Es una enriquecedora labor a la que cada cual aporta aquello que sabe, con el consiguiente efecto instructor. En mi opinión, no hay peores crisis profesionales que cuando uno deja de aprender entre las cuatro paredes de su redacción.

Mi relación con el equipo de Periodismo Humano es principalmente virtual. Nos hemos visto las caras dos veces sin mediación de una pantalla, hablamos por Skype, nos mandamos mails, intercambiamos archivos a través de Dropbox y otras plataformas y sabemos los unos de los otros por Facebook. Only online. No es lo mismo, pero también funciona.

Yo no creo que la Red sea la culpable de la presente crisis. El periodismo llevaba ya tiempo acumulando piedras sobre su propio tejado cuando Internet vino a terminar de derruirlo. Pero no cabe duda de que la era digital ha cambiado las cosas. Periodismo Humano es un intento de aprovechar esa transformación a favor, y no en contra de esta profesión.

Autora: Luna Bolívar Manaut

[Post to Twitter]  [Post to Delicious]  [Post to Digg]  [Post to Ping.fm] 

Tags: , , , , , ,

Comentarios cerrados